Otros posts al azar del blog que te pueden interesar

Riga y Vilnius


Miles de veces se habla de hacer planes y viajes varios, pero la mayoría quedan en meros intentos. Así que, conociendo ya la situación en la que la gente te dice "mañana te contesto si voy o no", pues Jose y yo decidimos reservar vuelos para Riga por 20 € i/v sin esperar a nadie. Pauline se unió finalmente.

El primer día lo pasamos viajando, ya que llegamos a Riga y a las tres horas cogimos el autobús hacia Vilnius. De esas tres horas en Riga, nada especialmente reseñable salvo las 3 prostitutas que nos dieron la bienvenida en la estación de autobuses. Y respecto del viaje en autobús con destino Vilnius, pues únicamente el hecho de que llegáramos...¡con una hora y media de antelación! Y eso que llovía como nunca... .

El camino lo pasamos durmiendo, toda vez que no había ni una maldita luz en la carretera... ni siquiera cuando llegamos a Vilnius. Las farolas que había estaban de adorno. Cogimos un taxi, previa negociación del precio, y llegamos a nuestro youth hostel en la quinta puñeta.

A la mañana siguiente emprendimos el camino hacia la ciudad desde nuestro albergue por entre casas con cristales rotos, farolas que no funcionaban, pisos medio derruidos...













Vilnius la verdad nos decepcionó un poco. Lo mejor fue la universidad y el interior de las iglesias. El Palacio Real estaba siendo reconstruido, pero la foto muestra que no está siendo reconstruido, sino construido.



































































Todas las fotos de aquí abajo fueron tomadas en la universidad, donde pasamos bastante tiempo intentando encontrar la famosa librería. Los patios interiores eran alucinantes y la verdad quedamos maravillados con la belleza de aquellos edificios (para ser una universidad no estaba nada mal). Las interiores pertenecían a uno de los departamentos. Casi nada...













































































Riga


De vuelta en Riga, esta vez con el conductor más sobrio (llegamos a tiempo) y no con 1 hora de adelanto, tratamos de encontrar en la noche nuestro albergue juvenil. Pasamos 10 veces por la calle y lo único que respondía a la dirección tomada era un puticlub. Luego nos dimos cuenta: ¡nuestro albergue estaba en el mismo edificio que el puti! Entonces Jose comprendió que no es que hubiera ligado con las chicas monas de la entrada... . También caímos en la cuenta de porqué aquel lugar nos iba a costar tan sólo 7,5 € por noche. Pero bueno, parece que el turismo sexual por aquellos lares va viento en popa ya que en cada esquina podíamos encontrar un puticlub sin ninguna dificultad (el Korbata, el Titi ,etc.)




Y como luego me dicen que escribo post megalargos, aquí dejo un puñado de fotos de Riga:



































































Decir que Riga nos gustó más y tenía más cosas para ver. El museo de la ocupación estuvo genial y recomiendo a todo el que vaya que lo visite: allí pudimos ver cómo los rusos primero, los nazis en medio, y de nuevo los rusos ocuparon este país.



Curiosidades:

-En Vilnius vimos una tienda llamada Hawaii Express...¿y a qué se dedicaba? Pues no precisamente a tablas de surf, sino todo lo contrario: deportes de invierno.


-En una cafetería de Vilnius, me pedí un pastel (por llamarlo pastel que era una especie de pudín muy, muy espeso) y un chocolate para beber(pero éste estaba más espeso que una tableta de chocolate). Así que pedí a la camarera un vasito de agua... recomiendo no hacer esto. Al principio cuando se lo dije, se quedó pensativa y me preguntó otra vez qué leches había pedido. Se lo repetí y se marchó a por mi vaso..., no sin antes acercarse a otra camarera a explicarle lo que yo había pedido. De repente una tercera apareció y empezaron todas a reírse y a mirarme. Felizmente me trajeron al cabo de un rato mi gran vasito de agua (y eso que a Jose y Pauline les habían traido vasos de agua con el café) y me sentí observado hasta que nos marchamos de allí


-Seguimos con Vilnius. En la ópera había una obra llamada Pepé, o no sé si la obra era Ilgakojiné y el autor era un tal Pepé. ¿Y esto tiene gracia? Vale no tiene ni p... gracia, pero son curiosidades :P


-En una calle de Vilnius vimos esta extraña señal... ¿sólo pueden conducir Mickeys? Pffff, este chiste sí que es malo (se nota que he aprendido del Tolai Juan.


-Riga era una ciudad bastante cara, y más aún las discotecas/pubs. Vilnius no estaba mal de precio.

-Una de las noches en las que volvíamos de salir de marcha, entramos en el edificio del albergue y nos dispusimos a subir las escaleras para llegar a 'casa', pero el vigilante que había dentro nos dijo que ese no era el camino, que nuestra planta era la planta baja (¡¡la del puticlub!!). Imagínaos la cara del tipo cuando le dijimos que íbamos al albergue y no al night club (¡el guardia está pagado por el albergue...!). Así que nada, que a Jose y a mí nos tomó por desesperados (podría ser, ummmm...).

Hasta la próxima

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches Pepe:
Gracias a tu blog sigo enterándome del día a día de Linkoping, y de paso saber cómo son otras ciudades como Riga, etc. Gracias por seguir escribiendo y un saludo

Pepesson dijo...

Muchas gracias por tus palabras :)
Animan bastante

Anónimo dijo...

Pipiiiiiiiii!!
Que bien vives jodio!!!jejej

Veo que en tu viaje has conocido el famoso albergue con puti enfrente, no eres el unico linkopero que lo conoce. Marie Charlotte fue en octubre cosa asi con dos chicas mas y solo le falto que le pidieran precio....es que me imagino a 4 mujeres de noche solas por esa zona y no me extraña la verdad...

Un besito!

Alba

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...